Pesqueras peruanas no tienen dinero para pensar en compras

El abogado Mauricio Olaya, experto en fusiones adquisiciones, descarta que alguna empresa local pueda adquirir

Mauricio Olaya, socio del Estudio Muñiz y asesor de Arca Continental en la compra de Corporación Lindley, hace un balance del mercado de fusiones y adquisiciones en el 2015 y mira con relativo optimismo lo que viene para este año.

¿Cómo fue el 2015 para las fusiones y adquisiciones (M&A)?

Bastante magro. Desde el 2007 todos los años siguientes fueron muy buenos en términos de número de transacciones, monto involucrado por transacciones y diversificación por sectores. El año pasado fue magro en los tres elementos y el monto acumulado transaccional no llegó ni a los US$6 mil millones. Esa es la foto del 2015.

¿Qué pasó?
Entre el 2007 y el 2013, la economía del país crecía en un contexto regional y mundial bastante pobre. El Perú era visto como una joya por los inversionistas extranjeros. Las empresas peruanas que salían a la venta, que eran pocas, tenían una gran cantidad de jugadores peleándose por adquirirlas, las transacciones mostraban precios de locura.
Sin embargo, hacia mediados del 2013 nuestro crecimiento empezó a caer y el 2014 fue un mal año, justificado en cuanto a volumen únicamente por la operación de Las Bambas (US$6 mil millones). El primer semestre del 2015 fue el peor de fusiones y adquisiciones en la historia del Perú, pero comienza a ganar cierto dinamismo a partir del segundo semestre, cuando se dan transacciones como la de Maple, Hermes, Nuevo Mundo, Condor Travel y finalmente la más grande, la transacción de Corporación Lindley y Arca Continental.

¿Cuál fue la importancia de esa operación?
Es la transacción de M&A más grande en el sector real vinculado con el consumo. Ese sector es el que toma el pulso de la confianza del inversionista y del consumidor. La operación de Lindley habla de una confianza en el crecimiento del país. Es la apuesta de un inversionista extranjero en el país, en un contexto de alto grado de desconfianza y de muy poca dinámica en el mercado local.

¿Qué sectores estuvieron ausentes en el 2015?
El año pasado en ‘retail’ hubo transacciones muy pequeñas. Salud fue otro gran ausente, lo mismo con educación y tecnología de la información. Por otro lado, a turismo y servicios les fue bien. La compra de Hermes por parte de Carlyle es una transacción importante. Carlyle es un fondo de inversión grande y de mucho prestigio, que viene queriendo hacer transacciones en estos sectores desde hace mucho tiempo pero no podía porque los precios estaban por los cielos.

¿Qué podemos esperar para el 2016?
Probablemente no sea el año extraordinario de M&A, pero va a ser un buen año. Creo que la oferta y la demanda de valores de empresas entre vendedores y compradores ha comenzado a darse. Las apuestas están hacia el 2017, en que se siente que el país debería haber superado el proceso electoral.

Además hay un elemento que es importante y que a veces no se menciona: la pérdida de valor en dólares de las compañías. Probablemente no se han generado transacciones en el sector ‘retail’ porque la expectativa era de un número en dólares y la devaluación ha golpeado en un 13% o 15% el valor de las compañías en el Perú. En el 2016 habrá buenas oportunidades de compras selectivas a precios razonables y muy buenos negocios para los compradores pensando hacia futuro.

Publicado en Economía y etiquetado .